ESP – Roma en toque de queda

A la baja frecuencia, horario limitado y unidades anticuadas, se unen las averías constantes, las investigaciones judiciales y los mantenimientos inadecuados que condenan a los romanos y visitantes a un estado de toque de queda.

Que el transporte público en Roma no es eficiente ni suficiente, no es una novedad. Una red de transporte de superficie claramente insuficiente, y una red de metro limitada tanto en capacidad de transporte de viajeros como de expansión geográfica son las claves de este problema de movilidad. A los que se unen, para colmo, graves deficiencias de gestión. En el punto de mira de la rabia romana, el gobierno municipal del Partido 5 Stelle de la alcaldesa Virginia Raggi.

Sin embargo, si además de tener una red de metro que en caso de funcionar a su máxima capacidad es manifiestamente insuficiente, añadimos limitaciones de gestión, el caos se adueña de la Capital.

Decisión Judicial en Repubblica

Como si de una zona apestada se tratase, el Cetro Histórico de la Ciudad Eterna permanece aislado e inaccesible con la red de metro. Esta situación inaudita comenzó a gestarse el 23 de octubre de 2018. Una de las escaleras mecánicas de la estación Repubblica (la Gran Vía de Roma) se hundió ante el peso de una masa alborotada de aficionados del CSKA de Moscú. Desde entonces una de las estaciones principales de la Capital se encuentra clausurada por orden judicial. Tras más de seis meses y sin fecha prevista de reapertura.

Carteles de quejas en Piazza Repubblica. “Son 123 días desde que está cerrado el Metro Repubblica. Estáis desiertificando la zona de Piazza della Repubblica y Via Nazionale, creando gravísimos daños a las actividades comerciales, a los residentes y a todos y cuantos que trabajan en las inmediaciones”.

“Intervención técnica” en Barberini

El pasado 21 de Marzo, la epidemia llegó a golpear la estación de Barberini. Otra de las estaciones importantes del Centro, que permitía acceder a zonas como la homónima plaza y cine Barberini (con su célebre fuente del Tritón), la Via Veneto, Fontana de Trevi, el Panteón… En este caso, la versión oficial de los hechos fue el cierre por una intervención técnica. Sin embargo las versiones de los testigos difieren. Aseguran que algunos escalones de una escalera mecánica se doblaron sobre si mismos. Por fortuna no se produjeron heridos.

Spagna en cuarentena

El 23 de Marzo la ATAC, la agencia pública encargada de la gestión de la movilidad en Roma, anunció también el cierre de la estación de Piazza di Spagna. Era la última que con estoicismo continuaba abierta en el Centro. El motivo del cierre fue que el único acceso posible a esta estación era mediante escaleras mecánicas de la misma tipología y mantenimiento que las averiadas de Barberini. Por tanto y ante la importante probabilidad de producirse otra avería, decidieron cerrarla. Cerrando igualmente el acceso al Centro de Roma y sus más de 4 kilómetros de red de metro.

“Mientras tanto, como conclusión de las investigaciones desde hace tiempo efectuadas a cargo de la empresa que ha gestionado el mantenimiento de las instalaciones”. ATAC sostiene que “existen graves y justificadas razones para resolver el contrato, que será notificado en un breve plazo al proveedor”. “La empresa deberá identificar en el menor plazo de tiempo posible las soluciones útiles para garantizar la reapertura de las estaciones y la continuidad y mejora de las actividades de mantenimiento”, ha concluido ATAC.

Estación de metro cerrada al público. (Piazza della Repubblica).

Desesperación

Si ya el uso y disfrute del transporte público romano es un calvario, el cierre de una estación se convirtió en una odisea. Pero los romanos, con su capacidad de adaptación milenaria, se adaptaron con amargura. Después vino el segundo cierre, y con resignación, se adaptaron. Luego llegó el tercer cierre, y ya se desesperaron.

El grupo municipal de la oposición, el Partito Democratico (PD), en una nota argumentaron que “se están registrando otras averías en las estaciones Valle Aurelia y Flaminio con las escaleras móviles y ascensores fuera de servicio. No hay ninguna información sobre las operaciones en curso o sobre los tiempos necesarios de restauración del servicio”.

“Aquello que debería haber sido un servicio alternativo de autobuses de unión entre las estaciones de Flaminio y Termini se ha mostrado desde el inicio insuficiente con importantes incomodidades para los usuarios. A pesar de disponer desde hace una años de fondos para el mantenimiento del Metro en el Ayuntamiento de Roma, los contantes retrasos en las intervenciones les obliga a trabajar en estado de emergencia. Los problemas para los romanos no terminan nunca, la fase 2 de la alcaldesa Raggi se anuncia más crítica”.

Caos en las lanzaderas de sustitución.

Como sobrevivir al caos

Las alternativas que ATAC ha previsto para sobrellevar esta situación son mediante servicios de autobuses lanzadera que sustituyen y puentean el recorrido entre las estaciones de Flaminio y Termini (saltando las estaciones de Barberini-Spagna-Repubblica). Estas son las paradas que hacen:

Dirección Flaminio
  • Termini: piazzale capolinea, corsia A
  • fermata 70031 viale Luigi Einaudi
  • fermata 70032 via Nazionale/Torino
  • fermata 70601 via del Tritone altezza piazza Barberini
  • fermata 70886 via Veneto angolo piazza Barberini
  • fermata 70604 Veneto/Sardegna
  • Flaminio: fermata 81152 piazzale Flaminio
Dirección Termini
  • Flaminio: fermata 81151 piazzale Flaminio
  • fermata 70855 Veneto/Sardegna
  • fermata 70858 via Veneto angolo piazza Barberini
  • fermata 73889 via Barberini
  • fermata 75892 via Vittorio Emanuele Orlando
  • fermata 70085 via delle Terme di Diocleziano
  • piazzale stazione Termini corsia A

¿La cura mejor que la enfermedad?

Sin embargo el tráfico rodado en Roma es mundialmente conocido precisamente por su falta digamos que de fluidez. Con lo cual añadir al colapso del tráfico rodado romano centenares de autobuses con altas frecuencias, significa contribuir aun más a los frecuentes y densos atascos capitalinos. Actualmente es imposible calcular los tiempos de los desplazamientos.

Por este motivo, la Confederación de Comerciantes del Centro Histórico (Confcommercio Centro Storico) ha solicitado, aunque por ahora sin éxito, la apertura extraordinaria durante todo el días de las zonas ZTL (Zonas de Tráfico Limitado), como habitualmente hace el Ayuntamiento cuando se producen huelgas en el transporte público de ATAC. En declaraciones de David Sermoneta, de la Cámara de Comercio, sobre los cierres de las estaciones centrales de Roma, declara que “son los últimos episodios de una larga serie de falta de prestación de servicios que sufren los romanos, que repercuten directamente sobre los comerciantes, asó como sobre los empresarios y empleados que tienen que llegar a sus puestos de trabajo”.

A esto debemos sumarle los comercios cercanos a las habitualmente populosas estaciones de metro, que sufren la falta de público y por tanto, de clientes. Además el nutrido turismo de la Capital vaga perdido por la Ciudad Eterna. En compensación asisten a los aguerrido combates entre romanos por encontrar un lugar, como sardinas en lata, en los transbordadores alternativos. La recompensa del vencedor: quizás, quien sabe cuándo y cómo, llegar a su trabajo.

Viajeros utilizando el servicio alternativo de lanzaderas en Termini.

LASCIA UN COMMENTO / DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here