ESP – Las siete maravillas de Roma

Desde luego acotar en siete las maravillas de Roma nos lleva a prescindir de innumerables joyas. Pero para suplir este drama Nicola Salvi creó la Fontana di Trevi, donde por el módico precio de una monedita, podemos regresar y admirar las siguientes siete maravillas. Y así una y otra vez.

Por ello, en este primer artículo destacamos al menos las siete primeras joyas que un neófito romano debe visitar al menos en su primera cita con la Ciudad Eterna. Créeme que no es fácil seleccionar o priorizar qué ver en Roma, y menos descartar auténticas maravillas. Pero ten ven presente una cosa: Roma es infinita. “Roma non basta una vita”.
Tira tu moneda en Trevi y vuelve en cuanto puedas.

1. El Panteón de Roma

Las siete maravillas de Roma
Panteón de Roma, visto desde la fuente en el centro de la Piazza della Rotonda. Fuente: MuseumsRome.com

Lo situamos en primer lugar, porque es la obra arquitectónica mejor conservada de la antigua Roma y una de las obras maestras de la arquitectura de la capital italiana. Sencillamente callejear por el centro de Roma y al girar una esquina, encontrarnos un templo romano original indemne, es una experiencia única. Te encontrarás en una pequeña y acogedora plaza empedrada. Flanqueada por bulliciosas terrazas en todo su perímetro y bañada por el rumor del agua de una preciosa fuente en el centro de la misma: Piazza della Rotonda. Si tienes suerte, probablemente con un helado en mano sentados en la escaleras de la fuente podrás deleitarte con los múltiples artistas callejeros que actúan frente al monumento. Especialmente cantantes líricos interpretando obras clásicas italianas en tan acogedor contexto es inigualable.

Un poco de historia

Pero continuemos con algunas informaciones acerca del monumento antes de entrar: El Panteón de Agripa, también conocido como el Panteón de Roma, es una de las obras maestras de la arquitectura de la capital italiana. Es el edificio mejor conservado de la antigua Roma.

La construcción del Panteón actual se llevó a cabo en tiempos de Adriano, en el año 126 d.C. El nombre de Agripa viene dado porque el lugar en el que está construido el edificio actual estaba anteriormente ocupado por el Panteón de Agripa, construido en el año 27 a.C., que quedó destruido debido a un incendio en el año 80 d.C. A principios del siglo VII el edificio fue donado al Papa Bonifacio IV y éste lo transformó en una iglesia, por lo que en la actualidad presenta un perfecto estado de conservación.

INFORMACIÓN ÚTIL Y HORARIOS

2. Basílica y Plaza de San Pedro

Las siete maravillas de Roma
Vistas de la Plaza de San Pedro y de la Via della Conciliazione desde el mirador de la Cúpula de la Basílica de San Pedro. Fuente: trotamunedos.eu.

Con o sin fé, acceder a la Plaza de San Pedro desde la Via della Conciliazione tiene algo de divino, o de mágico. No en vano la Basílica de San Pedro es el edificio religioso más importante del catolicismo. En ella, el Papa celebra las liturgias más importantes y su interior acoge a la Santa Sede. La Basílica de San Pedro acoge en su interior a la Santa Sede, siendo el templo religioso más importante del catolicismo y la iglesia donde el Papa celebra las liturgias más importantes.

La construcción de la basílica comenzó en 1506 y finalizó en 1626, siendo consagrada el 18 de noviembre de ese mismo año. En su construcción participaron diversos arquitectos entre los que podríamos destacar a Bramante, Miguel Ángel o Carlo Maderno. El nombre de la basílica se debe del primer Papa de la historia, San Pedro, cuyo cuerpo está enterrado en la basílica.

Interior de la basílica

La Basílica de San Pedro tiene una capacidad para 20.000 personas. Mide 190 metros de longitud y la nave central tiene 46 metros de altura. La cúpula alcanza una altura de 136 metros.

Entre las obras de arte que se pueden encontrar en su interior destacan el Baldaquino de Bernini, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono. Esta última tiene el pie derecho desgastado por los besos de los fieles.

La cúpula

Una de las cosas que más llaman la atención de la basílica es su increíble cúpula. Fue iniciada por Miguel Ángel, Giacomo Della Porta continuó con el trabajo y Carlo Maderno la remató en 1614.

La cúpula de la Basílica de San Pedro ha servido de inspiración para otros proyectos posteriores, como la Catedral de San Pablo de Londres y el Capitolio de Washington.

Visitando la Basílica de San Pedro

Sin duda entrar a la basílica es una de las experiencias inolvidables de Roma. No os podéis perder la subida a la cúpula, desde donde podréis admirar la Plaza de San Pedro y, si el día está despejado, gran parte de Roma.

La subida no es apta para todos los públicos, ya que el último tramo se realiza por medio de una empinada y estrecha escalera de caracol que puede llegar a resultar agobiante.

HORARIO Y ACCESO

3. Castel Sant’Angelo

Las siete maravillas de Roma
Castel Sant’Angelo visto desde el puente sobre el Tíber. Fuente: viator.com

Lo hemos puesto en tercer lugar porque sin duda alguna, al igual que el Panteón, es el edificio mejor conservado y permanentemente en uso desde la Antigüedad que ha llegado hasta nuestros días. Además las vicisitudes históricas y las mezclas arquitectónicas en perfecta armonía durante dos milenios hacen de este monumento un lugar único. Y créeme, las vistas de la Ciudad Eterna desde su cafetería, terraza o azotea, son de las mejores de la ciudad.

Construido alrededor de 123 d.C. como sepulcro para el emperador Adriano y su familia, Castel Sant’Angelo tuvo un destino atípico en el contexto histórico-artístico de la capital. Mientras que todos los demás monumentos romanos fueron derruidos, reducidos a ruinas o canteras de materias primas para ser reciclados en edificios nuevos y modernos, Castel Sant’Angelo (a través de una serie ininterrumpida de desarrollos y transformaciones que parecen deslizarse entre sí) acompaña el destino y la historia de Roma durante casi dos mil años.

Una navaja suiza

Desde un monumento funerario hasta un puesto avanzado fortificado, desde una prisión oscura y terrible hasta una espléndida residencia renacentista que ve a Miguel Ángel activo dentro de sus paredes, desde una prisión del Risorgimento (Renacimiento) hasta un museo, Castel Sant’Angelo encarna los solemnes espacios romanos, las poderosas murallas, las suntuosas habitaciones con frescos, donde los eventos y sucesos de la Ciudad Eterna, donde el pasado y el presente, parecen estar inextricablemente unidos.

HORARIO, ACCESO, PRECIOS

4. El Coliseo

Las siete maravillas de Roma
Il Colosseo, el Anfiteatro Flavio, con la parte mejor conservada y la vista del anillo interior. Fuente: tiquets.com

Si pensamos en Roma, la imagen que nos suele venir a la mente es un famoso Anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo. Se encuentra en el corazón arqueológico de Roma y recibe diariamente un gran número de visitantes, atraídos por la fascinación de su historia y su compleja arquitectura.

El edificio llegó a ser conocido como el Coliseo debido a una estatua colosal que se encontraba en las proximidades. Fue construido en el siglo I d.C. a instancias de los emperadores de la dinastía flavia y albergó, hasta finales de la antigüedad, espectáculos de gran atractivo popular, como cacerías y juegos de gladiadores. El edificio era, y sigue siendo hoy, un espectáculo en sí mismo. Es el mayor anfiteatro del mundo, capaz de presentar una maquinaria escénica sorprendentemente compleja, así como servicios para los espectadores.

Símbolo del esplendor del imperio, el Anfiteatro ha ido cambiado de aspecto y función a lo largo de los siglos, presentándose como un espacio estructurado pero abierto a la comunidad romana.

El final de su uso como anfiteatro

En el 438, con la abolición de los juegos de gladiadores por orden de Valentiniano III, el Anfiteatro experimentó un lento y progresivo declive. Durante la Edad Media y el Renacimiento, se convirtió en la cantera de Roma y sus piedras fueron usadas incluso para la construcción de la Basílica de San Pedro. Posteriormente fue utilizado como centro de laboratorios artesanales y residencias, mientras iniciaba un lento proceso de cristianización. Del periodo romántico, en el que el encanto de las ruinas atrajo a escritores y artistas, pronto se pasó a las excavaciones y restauraciones sistemáticas.

Hoy, el Anfiteatro es un monumento al arte y al ingenio humano que ha sobrevivido el paso de los siglos y que sigue presentándose como una estructura acogedora y dinámica que ofrece una amplia panorámica de sus espacios interiores e impresionantes vistas de la ciudad cuando se contempla desde los arcos exteriores.

HORARIOS, PRECIO Y RESERVAS

5. Fontana di Trevi

Las siete maravillas de Roma
La Fontana di Trevi de noche, deslumbrando a los cientos de turistas que se acumulan a su alrededor. Fuente: conocedores.com

Además de por su inconmensurable belleza, la visita a esta fuente es obligatoria para tirar la monedita que nos garantizará regresar a por las siguientes siete maravillas de la Ciudad Eterna. La Fontana di Trevi es la fuente más monumental de Roma y una de las más hermosas del mundo. La historia de esta fuente se remonta a los tiempos del emperador Augusto. Según la leyenda, fue una misteriosa doncella la que indicó al general Agripa el emplazamiento del manantial, en las afueras de Roma. Para traer el agua a la ciudad, Agripa construyó un acueducto (terminado el año 19 a.C.), que en honor de aquella doncella se llamó Acqua Virgo.

La fuente actual

La monumental fuente que hoy admiramos fue construida en el siglo XVIII por un hombre casi desconocido, llamado Nicola Salvi, que sorprendió a todo el mundo con este diseño asombroso. Los trabajos para su construcción se prolongaron durante 30 años y acabaron arruinando la escasa salud de Salvi, que murió sin poder acometer otros proyectos y sin ver terminada su hermosa fontana.

Una de las características destacadas de la Fontana di Trevi es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la pequeñez de la plaza en que se encuentra: tan escondida entre callejuelas que cuesta trabajo encontrarla. Se pretende suscitar la sorpresa del turista, que queda fuertemente impresionado cuando se da de bruces con la fuente.

La visita a la Fontana

Las gradas que descienden hasta el estanque suelen estar siempre llenas de turistas, que permanecen un buen rato contemplando el espectáculo diseñado por Salvi: un canto al agua y a la vida, que transmite su optimismo a todos los que lo visitan.

No es casualidad que sea aquí donde surgió la costumbre de arrojar una moneda al estanque para asegurar el retorno a la Ciudad Eterna. Todos saben que el rito carece de fundamento, pero ¿cuántos son capaces de resistirse?

La visita te llevará el tiempo que quieras dedicarle: desde 5 minutos a media hora. Te recomendamos que pases por allí al menos un par de veces: una de día, con el monumento lleno de gente, y otra por la noche. El monumento está muy bien iluminado y podrás contemplarlo con más calma.

ACCESO LIBRE

6. Plaza del Campidoglio

Las siete maravillas de Roma
Piazza del Campidoglio. En el centro, la copia de la estatua ecuestre de Marco Aurelio. (La original está en el interior del edificio cercano). Fuente: visitlazio.com

Cuando visitamos una ciudad, su ayuntamiento como sede del poder popular hace obligatoria su visita. Además en el caso de Roma, su ayuntamiento se encuentra situado sobre una de las siete colinas de la ciudad, que además de destacar por su altura, también lo hace por su arquitectura brillante y su larga historia que se remonta a los orígenes de la Ciudad Eterna.

La Piazza del Campidoglio se encuentra en la cima de la colina capitolina en Roma, Italia, más concretamente en el Asylum, la depresión situada entre el Arx y el Capitolium, las dos cimas de la colina. Aquí se encuentra uno de los monumentos más importantes de la ciudad, el Tabularium, aunque antiguamente la entrada se realizaba desde la zona del Foro Romano.
Esta zona, como toda la colina capitolina, tras haber conocido los esplendores de la Roma antigua, fue progresivamente abandonada al final del mundo antiguo, hasta reducirse en la Edad Media a pasto de cabras, motivo por el cual era conocido como Monte Caprino.

Y el Renacimiento llegó al Capitolio

A partir del siglo XII, cuando se escogió el Tabularium como sede del Ayuntamiento, toda la zona experimentó una lenta recuperación, aunque su renacimiento definitivo se produjo en el siglo XVI, cuando el papa Paulo III, con ocasión de la visita a Roma del emperador Carlos V, pidió a Miguel Ángel que remodelara la plaza.
Éste proyectó renovar las fachadas del Palazzo Senatorio (correspondiente al antiguo Tabularium) y del Palazzo dei Conservatori y construir un tercer edificio, el Palazzo Nuovo, de manera que formara una plaza de forma trapezoidal, embellecida por esculturas clásicas, y diseñó su pavimentación.

ACCESO LIBRE

7. Plaza Navona

Las siete maravillas de Roma
Piazza Navona al atardecer, desde una de sus tres fuentes monumentales. Fuente: shutterstock.com

En este artículo la hemos situada en el último lugar, pero no por ser menos, sino por motivos de espacio. Seguramente sea una de las plazas públicas más bellas del mundo, aunque decir esto hablando de Roma, no es demasiado destacable. Callejeando por las calles del centro histórico, casi por sorpresa accedemos a esta maravillosa plaza. Un espacio al aie libre de extraordinaria belleza, tanto por sus tres fuentes principales, como por su iglesia central o las fachadas de los palacios.

Una forma evocativa

Seguramente al acceder a la plaza desde cualquiera de sus ángulos te llame la atención la forma de la plaza. No te extrañes si eres capaz de imaginarte perfectamente estar en la Roma imperial en el centro de la arena de un estadio. De hecho fue construida por Gian Lorenzo Bernini en el 1600 en las bases de lo que fue el Estadio de Domiciano. La Plaza  Navona sigue siendo un lugar de encuentro de los romanos y los turistas que se sientan a tomarse un postre en los muchos cafés al aire libre que la rodean. No son los más baratos de Roma, pero es una opción para disfrutar de la plaza desde cualquiera de sus ángulos.

Las fuentes de Plaza Navona

La preciosa fuente principal de la Piazza Navona fue realizada por  Gian Lorenzo Bernini y dedicada a cuatro ríos de los cuatro continentes conocidos en ese momento: El Nilo por África, el Danubio por Europa, La Plata por América y el Ganges por Asia.

Las otras dos fuentes ubicadas en la Navona son la Fuente de Neptuno y la Fuente del Moro, fueron realizadas una por Giacomo della Porta y completadas posteriormente con elementos de Bernini. Actualmente en la plaza puedes encontrar cada día artistas callejeros, pintores y retratistas o caricaturistas que en pocos minutos logran captar los rasgos más característicos del modelo de una manera muy divertida.

Durante la temporada de Navidad la Piazza Navona se llena de muchos colores con un mercadillo especial en cuyos puestos se venden  dulces, artesanías, figuritas para el pesebre, peluches, globos y algodón de azúcar.
El mercado típico de navidad de la Plaza Navona invade la plaza hasta que el descenso de la “Befana” (la bruja) en la noche entre el 5 y 6 de enero.
Esta plaza representa el centro del barrio conocido como Parione. Muy cerca está en Panteón y el Palazzo Altemps (Museo Nacional Romano).

ACCESO LIBRE

https://www.espalia24.eu/index.php/category/turismo-y-gastronomia/turismo/

LASCIA UN COMMENTO / DEJA TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here